Muchos colegios y universidades están utilizando analítica de educación superior de una forma u otra, a medida que descubren cómo mejorar el rendimiento de los estudiantes o el resultado final de la escuela. En su mayor parte, esta es una empresa individual por parte de la escuela, que determina qué datos puede usar para marcar la diferencia en su campus.

El Reino Unido está trabajando en un enfoque diferente. Ha pasado el último año utilizando un servicio nacional de análisis de aprendizaje.

Las instituciones en Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte reúnen sus recursos y tienen oportunidades para aprender juntos sobre cómo utilizar mejor los análisis de aprendizaje. Aquí es cómo se ve la colaboración en el aprendizaje de análisis a través de un grupo diverso de escuelas

 

Lo que los datos pueden revelar

En Gales, un país de 3,1 millones de habitantes, el consejo de financiamiento para el sistema de educación superior del país ha financiado la implementación del servicio de análisis de aprendizaje en las ocho escuelas de Gales que ofrecen cursos de educación superior.

Al igual que muchas otras escuelas en todo el mundo, las escuelas en Gales están usando datos para aumentar la retención. Si bien las tasas de deserción escolar en Gales son más bajas que las tasas en los Estados Unidos, la financiación del gobierno muestra su inversión para garantizar que los estudiantes se gradúen de un instituto de educación superior y estén en condiciones de tener éxito, lo que se reflejaría bien en la economía del país. .

Las escuelas en Gales también están interesadas en desarrollar “Dashboards” que resalten los problemas relacionados con el bienestar de los estudiantes y la salud mental. Las maneras en que se ocupan de recopilar estos datos no están escritas en piedra, pero eso habla de otro aspecto de la colaboración: uno de los objetivos de algunas de las instituciones es observar cómo se recopilan los datos y cuáles son algunas de las mejores prácticas en este campo de la analítica.

El otro enfoque de las escuelas en Gales es cómo los datos pueden usarse para beneficiar a los estudiantes y su aprendizaje. Ellos usarían esta información para ajustar las necesidades curriculares. Estas metas no son independientes unas de otras. Un aspecto del currículo que se está examinando es la carga de trabajo de los alumnos y sus vínculos con el estrés y el desempeño de los alumnos. Obviamente, eso está relacionado con el bienestar de los estudiantes, lo que, aunque no es la única causa de una disminución en la retención, también podría ser una de las razones por las que los estudiantes podrían abandonar la escuela antes de graduarse.

 

Como se implementa

La iniciativa no es solo un esfuerzo de equipo entre diferentes escuelas, también hay colaboración dentro de las escuelas. La configuración inicial involucra una reunión que incluye partes interesadas de toda la universidad, incluida la administración superior, los representantes de los departamentos académicos, el personal de servicios estudiantiles, así como los propios estudiantes, el personal de TI y los bibliotecarios. La reunión es un flujo de información de dos vías. Las partes interesadas de la escuela no solo tienen la oportunidad de compartir sus objetivos, sino que también obtienen una explicación de lo que los análisis podrían proporcionarles, algo que algunos de los usuarios podrían no haber sabido previamente que podría ser posible.

Los datos que se utilizan en la iniciativa en Gales no son diferentes de lo que las escuelas están haciendo en todo el mundo. Además del sistema de gestión del aprendizaje y el sistema de información de los alumnos, se analizan fuentes de datos como los sistemas de monitoreo de asistencia y las evaluaciones de los alumnos. Las escuelas también están analizando cuánta información se puede obtener de otras fuentes, como los sistemas de gestión de bibliotecas, los préstamos para equipos y la visualización de videos en línea de captura de conferencias.

 

Universidades trabajando juntas en analítica de educación superior

Las escuelas en el Reino Unido se han reunido como una comunidad de analítica de aprendizaje a un ritmo de más de una vez al mes durante el año pasado. Comparten información entre ellos y escuchan a los proveedores qué otras herramientas están disponibles para ellos. Un grupo de investigación de analítica de aprendizaje también se reúne para profundizar en el análisis un poco más.

Compartir datos en un país más grande como los Estados Unidos, donde hay miles de colegios y universidades, es una tarea mucho más desalentadora que en un país pequeño como Gales. Pero no está fuera de discusión. Una tecnología como blockchain para compartir la certificación es una posibilidad, pero no es la única opción. Hay oportunidades dentro de los estados o conferencias atléticas para que las escuelas se alineen y comiencen, y algunos legisladores están presionando para obtener bases de datos nacionales similares.

Hay obstáculos que superar, como las preocupaciones sobre la privacidad. Sin embargo, el trabajo en el Reino Unido está demostrando que estos obstáculos pueden superarse. Usar datos para mejorar el rendimiento de los estudiantes requiere trabajo duro. Pero las escuelas no tienen que hacerlo completamente por su cuenta.

John Sucich

John has more than a decade of experience in education as a teacher, board member, and communicator. He also spent several years in sports journalism. John graduated from Boston University with a bachelor's degree in broadcast journalism and from Lesley University with a master's degree in elementary education.